En la vida y en el dolor

Elpapa

En la vida y en el dolor, ante la muerte y las desgracias, podemos decir como los cristianos de Oriente, que suelen reservar este saludo incluso para dar el pésame ante la muerte de un ser querido: “Cristo ha resucitado.” Y se responde, tal vez con alegría, tal vez con el dolor y la esperanza: “Sí, de verdad, El ha resucitado.” Un monje santo de la Rusia de siglo XVIII, Serafín de Sarov, acogía a los que iban a visitarlo con estas palabras, llenas de ternura y de esperanza: “Mi alegría, Cristo ha resucitado.”

El icono nos evangeliza de nuevo y quiere hacernos testigos de la Resurrección. Testigos que llevan luz de la fe en los ojos, alegría en el corazón, fortaleza ante las adversidades, amor en todas las manifestaciones, porque Cristo ha resucitado y nos ha dado la luz de la fe, la antorcha de la esperanza, nos ha anunciado la paz, nos fortalece ante las adversidades, y ha derramado sobre nosotros el Espíritu Santo, que es el don inefable de nueva vida que nace de la Pascua del Señor.

2 thoughts on “En la vida y en el dolor

  1. Oscar Mendoza says:

    Quisiera ayuda en algo

    1. Relaciones Publicas says:

      Hola, como te podemos ayudar?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *