Nuestra Historia

Nuestro Primer Llamado
En 1979 los programas enfocados a población juvenil hispana eran escasos. Muchos jóvenes que sentían un despertar en sus corazones se comunicaban sus inquietudes y al ver la realidad en que se encontraban, sintieron la necesidad de acercarse a la Iglesia. Ellos experimentaron una voz anterior que les incitaba a ayudar, a construir el Reino de Dios de una manera distinta enfocada a personas que necesitaban de Dios y que no eran escuchados.

Estos jóvenes conscientes de su realidad descubrieron su llamado, al cual afirmaban:

“El crecimiento de la población de jóvenes, y jóvenes adultos de America Latina en sur de California, nos despertó la inquietud a muchos jóvenes a realizar una evangelización de nuestros compañeros reción llegados a este país. Viendo nuestra realidad nos duele su perdición, indiferentismo, ateismo, individualismo, consumismo, hedonismo (culto al placer), desenfreno sexual, drogadicción, alcoholismo, prostitucion, proselitismo, y muchas otras circunstancias que destruyen nuestra cultura Cristiana y nuestra vida en Jesús. Debido a eso nuestros amigos, compañeros de trabajo o de la escuela, en nuestras familias nos demuestran el hambre y necesidad de Dios que existe.”

 Origen
Jóvenes Para Cristo comenzó en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de El Monte en California. Carlos Ramírez y Benjamin Campos quienes, en el año de 1978 se convirtieron en los fundadores de lo que en ese tiempo era solamente una reunión para el estudio de la Biblia. El grupo inicia; fue creciendo, y lo mismo las actividades del apostolado tales como visitar a los presos y a los ancianos. E nseñaban también el catecismo a los niños de la parroquia y tomaban parte en otras actividades parroquiales.

Primer Retiro
Después de un proceso de discernimiento y estudio, se formo un nuevo ministerio dentro del grupo al que se le llamo Ministerio de Evangelización. Con gran entusiasmo, alimentados por el estudio y la oración, se preparo y se lleve a cabo el primer retiro del 3 al 4 de Abril del 1981 el cual fue en el Seminario Domínguez (Domínguez Hills), en la Arquidiócesis de Los Ángeles; posteriormente el grupo se multiplica en la parroquia de San Bonifacio en la ciudad de Anaheim bajo la autorización del entonces Señor Obispo de Orange el Reverendísimo Señor Tomas Clavel. A petición de ciertos jóvenes de la Diócesis de San Bernardino se comenzó la Evangelización en 1983 en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe Shrine bajo la supervisión de Padre Fructuoso Morquillas.

El Nombre
Algunos meses mas tarde el grupo parroquial de El Monte tomo el nombre de “Jóvenes Para Cristo.” Nombre dado por Santos Flores, fundador de la segunda comunidad de Jóvenes Para Cristo en Anaheim California y quien fur el instrumento principal en la formación de los ministerios. La comunidad entonces se propuso vivir de acuerdo a lo que dicho a nombre significa, procurando cooperar con la iglesia en la edificación del Reino de Dios, Reino de Justicia, Paz y Caridad.

Su fe en un Jesucristo vivo, el amor al prójimo y la esperanza de construir un mundo mejor, impulsar a “Jóvenes Para Cristo” a trabajar más activamente al servicio de los jóvenes. No para un mes sin que se logre llevar acabo por lo menos un retiro para unos 100 jóvenes de la parroquia y alrededores.

Los mismos jóvenes que habían vivido la experiencia del retiro invitaban a otros jóvenes y así sucesivamente.

El Grupo se Multiplica
No paso mucho tiempo para que el ministerio que había comenzado como parroquial se convirtiera en algo que abrazaba mas parroquias, hasta convertirse en un ministerio a nivel Arquidiocesano, Interdiocesano, Nacional e Internacional.

Al Servicio de la Iglesia
Hasta ahora la Asociación Jóvenes Para Cristo/Young Adults for Christ ha acudido a donde se le ha llamado. Ya sea para dar un tema o un retiro, para participar en alguna actividad de la iglesia o para fundar y organizar grupos parroquiales o diocesanos.

AJPC/YAFC nunca ha querido ser una organización o movimiento aislado, sino que quiere trabajar como Iglesia. Por esta razón siempre ha estado y quiere seguir estando disponible para acudir a dondequiera que sean llamados.

AJPC/YAFC procura tambián estar informado del servicio y eventos que otras organizaciones o movimientos desarrollan para así enviar personas que se puedan beneficiar con lo que estos grupos ofrecen. Al mismo tiempo están dispuestos a trabajar en unión con otros movimientos para la edificación de la Iglesia.

Para ser fiel a nuestro llamado, es rigurosamente necesario que nos preparemos como miembros activos y responsables de la Iglesia Misionera. Por esto la AJPC/YAFC, se ha preocupado por establecer un proceso de formación que responda a las necesidades que viven nuestras comunidades y que al mismo tiempo concuerden con las líneas pastorales establecidas tanto en el Plan Pastoral Nacional Para el Ministerio Hispano, como en los planes Diocesanos de la Pastoral Juvenil Hispana.